22/10/2014

La modificación de la ley del nombre está inserta en el nuevo código civil



En el marco de la sanción del nuevo Código Civil y Comercial, la Senadora Nacional Teresita Luna se refirió particularmente a la reforma en lo atinente al apellido de los hijos y su relación con el proyecto de su autoría, tendiente a modificar la ley 18.248, del nombre, respecto del orden del apellido de los padres


“El espíritu que inspiró la reforma fue el de garantizar el principio de igualdad entre los miembros de una pareja, sean padres heterosexuales u homosexuales, y respecto de hijos provenientes de uniones matrimoniales o convivenciales. Este espíritu también se reflejó en el proyecto que presenté en 2013, que en su momento modificaba la Ley 18248 porque el Código Civil y Comercial todavía no se había sancionado”, manifestó Teresita Luna.

El proyecto presentado por Luna manifiesta una diferencia con lo establecido en la reforma, en relación a la resolución en caso de no existir consenso. “Consideramos en nuestro proyecto que debe primar el apellido materno,” remarcó Luna.

“Nosotros proponíamos establecer una discriminación positiva teniendo por principal objeto empoderar a la mujer en una situación tan sensible como lo es la de nominar a sus hijos. Luego de siglos de preeminencia del apellido paterno, es de estricta justicia reconocer el rol materno también en este aspecto”, manifestó Luna, quien agregó, “por otra parte, existen ya la costumbre y la normativa que establecen en nuestro país que las niñas y niños lleven el apellido materno cuando solo son reconocidos por la madre. Esto ha aparejado durante muchos años y en muchos casos, la discriminación de los mismos”

Sin embargo Teresita Luna remarcó "estamos orgullosos de esta histórica reforma. Los nuevos paradigmas sociales y culturales van logrando el cambio paulatino de las costumbres y su internalización. El Derecho positivo debe acompañar y reglamentar el ejercicio de los derechos que van teniendo reconocimiento en los nuevos tiempos. Por ello, parece de estricta justicia garantizar que sean los padres de común acuerdo los que establezcan el orden de los apellidos que llevaran sus hijos, ya que ambos tienen el mismo grado de prioridad y esto fue contemplado en la reforma”, continuó Luna.

Remarcando una vez mas su apoyo a la sanción de la reforma Luna dijo, “Por ello debo reiterar que considero al nuevo Código Civil y Comercial una magna obra jurídica por ser muy moderno y formular increíbles avances receptando nuevos derechos que han sido conquistados por distintos sectores de la sociedad argentina en los últimos tiempos. Se trata de un ordenamiento jurídico superlativamente humanista, ya que prima en él, por sobre toda consideración, el respeto por la dignidad humana”.

“Es notable en materia de familia y derechos de mujeres, niñas, niños y adolescentes, ya que se se cambian totalmente los paradigmas y se reconocen y otorgan derechos a todas las nuevas formas de familias que hemos visto aparecer en la realidad de nuestros días”, continuó.

Luna concluyó “Todo el nuevo “derecho de familia” reposa sobre el principio de la primacía del “interés superior de las niñas, niños y adolescentes”. Se reconoce además de la filiación paterna y materna, la filiación por adopción y por “voluntad procreacional”, abriendo el camino legal para la aplicación de las técnicas de fertilización humana asistida. Por ello sin dudarlo acompañamos la reforma”

 
 
 
 
WABES