12/05/2012

“La Ley de Identidad de Género es parte de una política integral de Derechos Humanos”



Lo dijo Teresita Luna luego del debate mediante el cual se promulgó la Ley por amplia mayoría. “Es una justicia absoluta escuchar la voz de aquellos que estuvieron excluidos y en las sombras por más de 15 años” afirmó.


Las declaraciones de la Senadora Nacional por la provincia de La Rioja se realizó reflexionando sobre la Ley de Identidad de Género, aprobada por el Senado, y que contempla que todo individuo "tiene derecho al reconocimiento de su Identidad de Género, tal como cada persona la siente", corresponda o no con "el sexo asignado al momento del nacimiento".

Luna recordó que desde el año 2003 con la presidencia de Nestor Kirchner, y luego con Cristina Fernández se priorizó una política integral de Derechos Humanos con la que se impulsaron o fortalecieron distintas acciones concretas, como la conformación de una Corte Suprema independiente, nulidad de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida, la Ley de Medios, la Ley de Erradicación, Sanción y Prevención de Violencia contra las Mujeres, la aprobación del matrimonio igualitario, entre otros.

“La Ley de Identidad de Género es una deuda que tenía la democracia a 30 años de su restauración ya que no se reconocía derechos de la comunidad transexual que al no contar con un reconocimiento legal de sus identidades quedaban libradas a situaciones de exclusión de los ámbitos laborales, educativos y sanitarios como así también a situaciones de violencia institucional, social y cultural” argumentaba Luna.

Para dimensionar el valor e importancia de la Ley, la representante riojana repitió una parte de su exposición en la Cámara Alta mencionado que recién a partir del 2007 se inicia el proceso de derogación de las figuras que criminalizan el travestismo en los códigos de falta y contravencionales, algunos de los cuales todavía continuaban vigentes.

A su entender con esta Ley “la sociedad en general rechazará los dispositivos de exclusión de cualquier tipo como así también la discriminación social y cultural que también opera contra este colectivo”.

Para finalizar la senadora expresó su compromiso “para seguir trabajando por cada una de las grandes demandas sociales de distintos sectores para la ampliación de sus derechos. Dimos un gran paso, pero el definitivo se debe ir construyendo cada día, con un cambio de actitud, por una más tolerante y respetuosos de la diversidad”.

 
 
 
 
WABES