07/11/2011

Luna recibió a profesoras de Educación Especial



Las profesionales se reunieron con la senadora electa, Teresita Luna, para elevarle un documento en el cual se detallan algunas cuestiones referidas a la situación de las mismas en la actualidad. La Vicegobernadora se comprometió a trabajar en el tema dialogando con autoridades provinciales y nacionales.


La Vicegobernadora se reunió días atrás con profesoras de Educación Especial quienes le transmitieron la situación de desprotección (ausencia de designación de cargos docentes) que sufren en su accionar diario y que limita su desarrollo profesional.

Luna expresó que “asumimos la responsabilidad de continuar trabajando por aquellos que son más vulnerables, por eso daremos todo para que este documento sirva de base para abordar la temática de los niños con necesidades escolares especiales para que los diagnósticos y los posteriores programas de reeducación tengan un mayor impulso para su integración, teniendo en cuenta las semejanzas y no las diferencias de los alumnos”, afirmó.

Asimismo rescató que “dentro del modelo nacional que defendemos, se plantea la necesidad de generar acciones que posibiliten y faciliten la inclusión de las personas, con la convicción de que esto contribuye de manera significativa para forjar una sociedad desarrollada y sensible ante las cuestiones que suceden alrededor como algo propio y no extraño”.

En ese sentido, las docentes resaltaron la necesidad de mayor inclusión de los alumnos con necesidades educativas especiales (NEE) ya que “la educación especial, y la población escolar en general cambiaron y ampliaron el campo de sus fronteras: ya no sólo debe preocuparse por los alumnos con dificultades sensoriales (ciegos, sordos), físicas, intelectuales, emocionales; sino también a los niños de la calle a los provenientes de minorías lingüísticas, y étnicas, y a los superdotados”.

En el escrito -entre otras cosas- detallan que “cuando los padres logran elaborar su propia crisis por los problemas del hijo de forma adaptativa, lo proyectado por los padres en la escuela especial serán sentimientos de confianza, y se pondrán de manifiesto en actitudes de colaboración; en cambio, cuando la elaboración de la crisis no es adaptativa, los padres pueden hacer depositaria a la escuela especial y a sus docentes de ciertas actitudes negativas”.

En virtud de esto, destacaron el papel del maestro integrador dentro de la escuela común como el “de actuar como nexo entre la institución y la familia; entre los saberes y las adaptaciones curriculares, ayuda a favorecer la comunicación debido a que es depositario de toda la confianza familiar, y promueve sobre todo, el aprendizaje del niño integrado”.

“El maestro integrador también valora las modificaciones curriculares y pedagógicas-didácticas que necesite el alumno integrado y la comunicará a todos los docentes a cargo en la escuela común. Será responsable de realizar las adaptaciones curriculares metodológicas, de acceso o de contexto, priorizando, seleccionando, y modificando los contenidos pedagógicos, teniendo en cuenta los aspectos cuantitativos y cualitativos”, explicaron.

Por último señalaron que “el maestro integrador es responsable directo del aprendizaje significativo y la continuidad exitosa de la escolaridad del alumno integrado sin que éste sufra ningún tipo de discriminación, dentro de la escuela común, cumpliendo así, con las normativas de integración escolar”.

 
 
 
 
WABES